Cinco-cosas-que-me-gustaria-haber-hecho-diferente-en-el-2018
  • No Products in the Cart

Planificación de un blog – 5 cosas que me gustaría haber hecho diferente para From: Joha en el 2018

5 cosas que debí hacer diferente y no hice, se convierten en 5 lecciones.

Desde hace unas tres semanas me encuentro trabajando en la planificación del blog. Es un proceso muy lindo y creativo donde voy considerando mi 2018, provocando un par de brainstorming, armando mi calendario editorial, definiendo los proyectos y todo lo que se debe llevar a cabo para ponerle intención y fechas a las metas.

La idea es tener todo lo más planchado posible para luego fijar las asignaciones en bloques de trabajo. Te acabo de resumir y compartir mi forma de hacer las cosas aquí y apenas llevo la mitad del esquema hecho. Es muchoooo trabajo.

Al pasar balance, analizar y ver en retrospectiva el año que pasó, lo que me funcionó y lo que no, lo que  hice bien y lo que no, me detuve un momento para escribir esta entrada y compartir contigo cinco cosas que me gustaría haber hecho diferente para From: Joha en el 2018.

Por suerte todo tiene solución, este año tengo mucho por delante.

cosas que me gustaria haber hecho diferentes para from joha 2018

Aquí voy:

1. Promocionar el blog y honrar el calendario de publicación. 

Se supone que tenía un plan de promoción para el blog y no lo implementé. Quisiera no pensar en lo que dejé de hacer, pero es inevitable y necesario.

Al ser un blog nuevo, se hace obligatorio promoverlo para que las personas correctas puedan llegar hasta aquí.

Dejé el crecimiento solo a la parte orgánica. No tengo nada que decir, pero aunque uno se esfuerce en el SEO, posicionarse toma su tiempo y más con tanto contenido similar en la red, sin mencionar, que no todos mis post tienen esa finalidad, también escribo cosas con un enfoque muy personal, que difícilmente la gente ande buscando, pero que son parte de mi estrategia.

varios temas nunca vieron la luz.

Tenía un calendario editorial súper, pero muchos artículos que tenía programados en el 2018, no los realicé, otros los realicé y no los compartí porque algo les faltaba según yo. Me parecía que podía mejorarlos tanto en fotografía, materiales, storytelling, etc. No fue una buena acción de mi parte, ahora solo me queda asumir las consecuencias y tomar conciencia para no ser tan radical. (El perfeccionismo acabando conmigo, en ambos casos).

En lo adelante, espero centrarme más en el ¨qué¨, que en el ¨cómo¨. Eso no quiere decir que me conformaré en hacer las cosas como salgan, a lo que me refiero es, a no sabotearme de esa manera y tener mayor confianza en mí y en mi contenido

2. Lanzar mi primera clase online – Era mi proyecto más grande.

No lancé mi clase online, lo pospuse por una especie de inseguridad/miedo, podría decir – por falta de suficientes recursos para completar  la idea quizás, – insuficiente tiempo para ejecutar varias cosas a la vez¿?.

Uno de mis sueños más preciados desde el 2013, es ser docente de temas creativos para personas makers, crafters, bloggers. En ese año tomé mi primera clase en línea y me encantó la experiencia, ya han sido muchísimas más. Soy creyente de la educación online y desde la primera vez supe que yo podía crear talleres con mucha calidad, me veía haciendo eso.

Algo que mucha gente no sabe, es que impartí talleres presenciales en mi casa hace uff – varios años. Recuerdo que pagaba anuncios en la sección de clasificados de Diario Libre y conseguí que me invitaran a un par de programas de televisión, donde yo tenía que mostrar mi arte o hacer algo en vivo. Así era que la gente se enteraba. Te estoy hablando de un tiempo donde aquí en República Dominicana, la publicidad en internet se limitaba a banners fijos en sitios.

Sabes en tu corazón para lo que naciste.

Me da vergüenza contarte esto porque siento que no he honrado mis talentos, siento que ya hace tiempo he podido estar haciendo todo lo que me gusta y viviendo de ello, pero simplemente no lo hice, sinceramente por ser perfeccionista, por no salir de mi zona de confort, todo lo demás son excusas.

Siempre hay algo que dominamos o sabemos y otras personas necesitan o andan buscando cómo aprenderlas.

¡No todo estuvo mal en el área de la enseñanza! Realicé un e-book sobre fotografía móvil del cual me siento muy orgullosa, y es totalmente gratuito para mis suscriptoras. Creo que fue el proyecto al que le dediqué más tiempo en el 2018 y del cual me enamoré más.  Este año le haré un refresh, y lo promocionaré para llegar a la meta, de que más personas afines puedan conocer mi blog, y puedan acceder a ese material tan práctico y útil en estos tiempos, donde necesitamos hacer buenas fotos para nuestras redes sociales.

Tengo tanto que ofrecer, que enseñar. Espero que este 2019 pueda conquistar mis temores y circunstancias y empezar al menos con el primer workshop.

3. Trabajar mejor en mi marca personal.

¡Todos somos una marca!

Cuando se tiene un proyecto de este tipo, uno sabe que uno es la marca, pero considerarse como tal a veces cuesta asimilarlo. A eso me refiero cuando digo – que no trabajé en este aspecto como debí hacerlo desde el primer día, no establecí un enfoque como marca.

Pienso buscar y tomar entrenamientos sobre personal branding, comprar libros. Estoy ¨a little bit out¨ en el tema. Acepto sugerencias.

Marca personal es todo un mundo de posibilidades; de conceptos; de ideas que entender para proyectarse mejor.

Personal brandig, I go for you this year!

4. Estar presente en Instagram, ejecutar un plan de contenido.

Me faltó comunicación y compromiso en mis canales sociales, en todos.

Hice más de una vez un plan y  no me apegue a ninguno; básicamente eso, me desaparecí por meses.

Hay dos factores a los que me tengo que enfrentar para ser más constante y notable en la redes, especialmente en Instagram.

Número 1: No darle importancia a lo que piensen los demás de mi.  

Número 2: Crear un plan de contenido que pueda ejecutar y que sea real.

Mostrar esos momentos en vivo, hablar en cámara, dejar ver quién soy, qué hago, qué cosas me gustan, cómo hablo, cómo me veo, cómo pienso, sin que me interese lo que digan los demás, sin qué me de temor mostrar mis defectos o mis virtudes.

Creo que todos somos únicos y siempre encontraremos personas que nos amen tal como somos o que nos odien por lo mismo, pero prefiero seguir siendo yo y mostrarles eso, que ser diferente y estar disgustada conmigo por ello.

En diciembre 2018, me atreví a compartir varios momentos en video en los stories, como mi reto personal de hornear un pavo, mi cena de navidad, la espontaneidad de mis sobrinas, a mi hijo, mi realidad y yo, siendo yo… fue divertido. No me importó lo que pensaran de mí y aunque parezca algo tonto, fue una gran conquista, hablar, grabar, mostrar a  mi familia a la cual protejo tanto y ponerme yo frente a una cámara.

Me gusta sentir que lo que comparto en redes, especialmente en Instagram es real, sin tener que pensar mucho, sin ser tan calculadora o fingida como lo que veo hoy en día en esa red.

Siento que debo mostrar más la cara delante de esto.

No esconderme, dejar ver más de mí en el camino e interactuar más con ustedes.  Se que debí hacerlo desde que lanceé el blog el año pasado.

Creo más en vivir el momento, en la calidad que en la cantidad de posteos, pero debo reconocer, que se hace más fácil estar presente cuando se planifican varios post a la vez para no desaparecer por meses de Instagram como lo he hecho yo.

5. Trabajar con la cámara que tengo a mano y seguir el ritmo programado.

Sin imágenes no existe este blog, punto.

Había invertido mi dinero en una cámara full frame de Canon y se me quemó. Duré menos de tres años con ella y repararla salía más costoso que volver a comprarla.

Creo que ya había hecho este cuento en Instagram y aunque conservo mi primera cámara, una Nikon D3100 que para el blog está más que bien, yo me resistía a volver a usarla. Al final tuve que hacerlo, no hay otra opción por el momento, pero ese no era el plan, el plan era trabajar con equipos más avanzados en los que había puesto mi dinero.

Para rematar, semanas antes de que eso pasara, había comprado un lente con el cual había soñado por meses, que me costó US$750.00 dólares y no puedo usarlo dada la situación.

Me desanimé, me molesté; aunque después recapacité y trabajé con la Nikon, no empecé ni terminé como quise. Es más, no quería hacer ni una foto. ¿Cómo se me quema una cámara así a mi?, ¿Por qué me pasa esto ahora?… decía yo.

Varias cosas dependían de la inversión que hice en esos equipos, no solo pensando en el blog, sino para otros proyectos al margen.

Por cierto, no he logrado reunir el dinero para comprarme otra Canon, lo que indica que sigo usando mi D3100 hasta que pueda invertir en otra mejor. (Aquí con voz de ya no soy una principiante: necesito una cámara Canon, de preferencia full frame para sacarle el jugo a mis lentes; por Dios… y no, no puedo pedir un préstamo al banco)

Dirás, pero también podías hacer fotos con tu Smartphone para el blog. Aunque no me lo creas, duré meses sin uno. Mi celular también se había dañado. Solo tenía la flota del trabajo, que no tiene una cámara decente con la cual hacer fotos. Pero ya si, ya tenemos móvil nuevo con buena cámara, muy buena, no tengo excusas.

Sé que una cámara con más prestaciones no te hace mejor fotógrafa, para muestra vean las fotos de mi blog, todas son muy bonitas y están hechas con una Nikon D3100, que aunque es una DSLR, es muy básica, y las de mi Instagram, hasta septiembre 2018 estuvieron hechas con un IPhone 5S.

¨Me inventé la idea de que necesitaba una mejor cámara para hacer las fotos¨.

Si y no. Hay algo de verdad y algo de mentira en eso de que debes tener una súper cámara para hacer buenas fotos. Todo va depender de la finalidad para la cual las haces.

Mi deseo de tener una full frame de Canon va más allá de este blog, no es vanidad, es negocio.

Levanten la mano las blogueras!

Si eres bloguera, en especial si no tienes mucho tiempo en esto, seguro te han pasado cosas similares. Es interesante compartirlas, pasar balance ya que otras personas pueden aprender de ellas, sentirse identificadas sabiendo que no son las únicas.

Solo te aconsejo que sigas adelante con lo que tienes, saca tu blog, crea tu contenido, haz un plan y mantente firme ante las cosas que quieres. Tienes que trabajar.

¿Cuáles son tus metas este 2019? ¿Tienes algún proyecto? ¿Qué miedos o inseguridades te gustaría vencer para alcanzar las cosas que deseas?

¡Anda, comparte un poquito de eso, te espero!

Ps: Tal vez te gustaría leer este otro artículo.

joha

Soy un alma inquieta y creativa de Santo Domingo. Comencé este blog para documentar, celebrar, hacer, cultivar y compartir todo lo que amo y me hace feliz. @fromjoha

RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

STAY CONNECTED